NACIÓN TEMPLARIA

NACIÓN TEMPLARIA

Your content goes here. Edit or remove this text inline or in the module Content settings. You can also style every aspect of this content in the module Design settings and even apply custom CSS to this text in the module Advanced settings.

NOTAS HISTÓRICAS-LEGALES

 

 

En 1118, a instancias del abad cisterciense de Clairvaux, Bernardo de Fontaine-lès-Dijon, los Templarios se formaron en forma de orden monástica laica y se llamaron Pauperes Commilitones Christi Templique Salomonis.

El pueblo templario nació de esta constitución.

El llamamiento del Papa durante esta primera parte de la Edad Media fue tan contundente que la constitución del pueblo templario fue inmediata.

Los miembros más históricamente conocidos del pueblo templario eran los famosos caballeros templarios, pero muchos eran los siervos de la orden

De hecho, además de los miembros de la Orden, el pueblo templario también estaba compuesto por todas las personas que giraban en torno a la Orden: escuderos, meseros, cocineros, maestros, herreros, artesanos, etc.

Por otra parte, todos los parientes de las personas mencionadas arriba contribuyeron ellos mismos constituir el pueblo de los Templarios.

A modo de ilustración, el pueblo Templario alrededor de 1200 tenía alrededor de 22.000 Caballeros en Armas en Europa (datos históricos conservados en la Biblioteca Nacional de Francia en París).

En ese momento era normal que de siete a treinta personas (hombres, mujeres y niños) siguieran a un caballero en armas, así que podemos estimar que la nación templaria consistió por lo menos de 150.000 personas.

Para hacer una comparación en aquel momento la ciudad de Niza, en Francia, contó a cerca de 3000 habitantes.

Los templarios (caballeros en armas, familias, sirvientes, etc.), continuaron su existencia hasta principios de 1300, para ser precisos hasta 1307, cuando comenzó un verdadero intento de exterminio por el Reino de Francia (Rey Felipe IV ) y del Estado de la Iglesia Católica (Papa Clemente V).

A pesar del genocidio perpetrado (más de 100,000 personas fueron asesinadas, con una población que en ese momento tenía 170,000 personas), los Templarios continuaron su existencia.

Inicialmente los Templarios siguieron la Orden en sus movimientos, pero en el transcurso de los siglos se crearon lugares de residencia permanente en las distintas ciudades, llamado Priorias, Grangias, Comanderias.

A pesar de las diversas vicisitudes históricas, los templarios han llegado hasta hoy, reunidos en una nación, a pesar de estar dispersos en diferentes estados y con diferentes ciudadanías.

En 2015, los miembros de la Orden de los Templarios (aproximadamente 1,500 personas), miembros de otras organizaciones que reunieron parte de los templarios y otros miembros de los templarios no organizados, solicitaron al Gran Prior de V.E.O.S.P.S.S. – Pauperes Commilitones Christi Templique Salomonis para reunir a los Templarios en una verdadera nación y para nombrar un Consejo de Regencia para organizar la nación.

Después de tres años de estudios, evaluaciones y consultas (se consultó a muchos expertos en derecho internacional), en 2018, el Consejo de Regencia eligió un Presidente y emitió una Carta Constitucional que creó, a través del principio de autodeterminación de los pueblos, la Nación Templaria.

En la actualidad la Nación Templaria (que finalmente ha alcanzado su dimensión política definitiva) se rige por un Consejo de regencia, que tomó plena autonomía después de su establecimiento.

El Consejo de Regencia eligió un Presidente que nombró al Vicepresidente y a los varios Ministros.

El Consejo de Regencia también ha escrito una Carta Constitucional que representa la base constitucional de la Nación Templaria.

La Nación Templaria hoy está formada por el pueblo templario, es decir, por aquellos que están sujetos a principios ideológicos y una cultura común, por un linaje plurisecular y, no menos importante, por una religiosidad común (los templarios se definen como cristianos-yeoshuitos, porque son fieles a la palabra de Jesus Cristo).

Desde el punto de vista legal según el derecho internacional la persona que tiene el derecho a la autodeterminación es la gente como sujeto distinto del estado.

El principio de autodeterminación de un pueblo constituye una norma de derecho internacional general, que es una norma que produce derechos y deberes jurídicos para toda la comunidad de Estados.

Además, este principio también representa una norma del “ius cogens”, que es un derecho imperativo: significa que es un principio supremo e inalienable del derecho internacional, para el cual no puede ser derogado de una convención internacional.

Por lo tanto, un pueblo tiene el derecho a la autodeterminación y escoge su propio régimen político, independientemente de si ha estado sujeto a la dominación extranjera.

Una comunidad de personas (un pueblo) que comparten algunas características comunes como el idioma, la historia, las tradiciones, la cultura, la etnicidad y finalmente un gobierno, constituye una nación, del latín “natio”, en español “nacimiento”, (Federico Chabod, La idea de una nación, Laterza, Bari 1961).

Según Johann Gottfried Herder en la vida de una nación la unidad de la cultura y de la lengua viene antes de la unidad política del estado y de la Constitución. (Kulturnation).

La nación, por lo tanto, basa su cohesión en la cultura,la lingua, la tradición no en la rigidez abstracta de una obligación política.

Ernest Renan define a la nación como el alma y el principio espiritual de un pueblo que disfruta de un rico legado de recuerdos y consenso actual.

Algunos autores como Jürgen Habermas consideran el concepto de una nación como un contrato social libre entre los pueblos o entre las personas que conforman un pueblo que se reconocen en una constitución común gracias al concepto del “grupo de membresía”.

Se deduce que la nación existe mientras encuentre su lugar en las mentes y los corazones de sus electores.

Por lo tanto una nación es una comunidad de individuos (un pueblo) consciente a ser atado por una tradición cultural, religiosa, lingüística y histórica común.

En el caso de los Templarios, esto se relaciona específicamente una “nación sin estado” porque la gente pertenece a diferentes Estados.

La Nación Templaria se adhiere a la “Convención Internacional sobre derechos económicos, sociales y culturales” de 1966 (entrada en vigor en 1976), la “Declaración Universal de los derechos de los pueblos” tambien llamada “Carta de Argel” de 1976 y la “Declaración universal de derechos humanos” de las Naciones Unidas (ONU) del 10 de diciembre de 1948.

Dado que la actual población templaria es bastante pequeña y que a lo largo de los siglos ha sido objeto de verdaderos intentos de exterminio por diferentes Estados y ademas de “Damnatio Memoriae”, correcto definir el pueblo templario como una minoría supranacional que debe ser protegida.

Pueden unirse a la Nación Templaria y obtener la nacionalidad todos aquellos que, por razones históricas, culturales, ideológicas o religiosas, se reconocen a sí mismos en los ideales del pueblo templario.

INSCRIBITE

nazione templare

PIDE LA NACIONALIDAD DE LA

 

NACIÓN TEMPLARIA

 

Haga clic aquí y complete el formulario

 

Acreditación UUN –  Unrepresented United Nations

 

 

Haga clic aquí

NOTICIAS

Questo sito è stato creato in modo