NACIÓN TEMPLARIA

30/12/2020: El discurso de fin de año del Presidente Bonsi

Queridos ciudadanos de la Nación Templaria, hemos pasado un año muy difícil.
La pandemia causada por Covid-19 ha cambiado por completo nuestros hábitos de vida y ha creado grandes problemas económicos.
Todas estas preocupaciones han creado en todos nosotros un fuerte sentimiento de frustración, la inseguridad y el miedo de no poder levantar la cabeza, el temor de que todo no vuelva a ser como antes.
Ahora esperamos vacunas, pero todavía queda mucho camino por recorrer y seguramente el año 2021 también estará dominado por la incertidumbre.
Pero no debemos hundirnos, debemos seguir luchando, debemos tratar de llevar una vida lo más normal posible.
Sobre todo, debemos mirar al futuro con optimismo.
Por supuesto, nuestra Nación también se ha visto afectada por problemas relacionados con la pandemia, pero a pesar de todo hemos logrado llevar a cabo nuestro trabajo, respetando las leyes de los diferentes Estados.
Hemos seguido reuniendo a nuestros ciudadanos, confiriéndoles la ciudadanía.
Hemos nombrado al nuevo Ministro de Desarrollo y Turismo, al empresario de origen italiano Luca Da Fre, al nuevo Ministro de Sanidad, al médico de origen francés Eric Oquinarena, y al nuevo Ministro de Defensa, al antiguo comandante militar de origen belga Albert Cordier.
Hemos establecido relaciones diplomáticas con Estados e instituciones importantes, como Armenia, Palestina, Brasil, Reino Unido, República Democrática del Congo, países de la SAARC (Afganistán, Bangladesh, Bhutan, India, Maldivas, Nepal, Pakistán, Sri Lanka), Bélgica y la Unión Europea.
También hemos firmado un acuerdo de cooperación con la Casa Real Sefwi Obeng-Mim de Ghana.
En agosto se instituyó la Orden del Mérito de la Nación Templaria, la Orden de la Estrella de la Paz.
En el frente de la política exterior, nos ocupamos del conflicto de Nagorno Karabaj, que enfrentó a Armenia y Azerbaiyán, interviniendo para ayudar a los niños armenios desplazados.
Por último, este año nos hemos enfrentado a la pandemia de Covid-19 informando a nuestros ciudadanos sobre los avances científicos y sobre las modalidades de protección y apoyando diversas iniciativas internacionales mediante la entrega de material sanitario de protección.
Esperemos que el nuevo año sea más sereno que el año que está a punto de terminar y que por fin se produzca la tan anhelada recuperación económica.
No será fácil, pero con un trabajo tenaz, coherente y cuidadoso conseguiremos resultados concretos.
Será un trabajo profundo, que requerirá competencia, esfuerzo y compromiso.
La consigna para el año 2021 será una sola: esperanza.
Seguiremos tratando con todos, sin prejuicios, pero firmes en la tutela de nuestra identidad.
Todos estamos orgullosos de ser ciudadanos de la Nación Templaria, una Nación que se pone bajo la protección y la voluntad de Dios.
Sobre todo, seguiremos aplicando nuestro “plan de intervención internacional”, que incluye la lucha contra la pobreza, el apoyo a los países en desarrollo, la sostenibilidad y la compatibilidad ecológica y los planes de paz internacionales.
Por último, seguiremos persiguiendo nuestro sueño: un territorio, para poder dar una patria a nuestro pueblo.
Por supuesto, por ahora es un sueño, pero los sueños y los cuentos de hadas pueden hacerse realidad y, por lo tanto, no debemos tener miedo de manifestar nuestros objetivos.
Nos comprometeremos con todas nuestras fuerzas y actuaremos siempre en el interés supremo de nuestra amada nación, sin vacilaciones e incertidumbres.
Debemos permanecer unidos, porque sólo con la unidad podremos realizar este gran proyecto.
Al concluir, os deseo a todos vosotros, queridos compatriotas de la Nación Templaria, mis mejores deseos de un feliz y sereno año nuevo, dondequiera que estéis“.

Vuestro Presidente
Riccardo Bonsi

 

 

 

 

 

 

SOLICITA LA NACIONALIDAD DE LA

NACIÓN TEMPLARIA

HAGA CLIC EN LA BANDERA Y LLENE EL FORMULARIO

 

nazione templare

 

Acreditación UUN – Unrepresented United Nations

 

 

Haga Clic Aquì

Questo sito è stato creato in modo